Enfermedades inflamatorias y Artritis reumatoide

La inflamación es un conjunto de interacciones que se producen en el cuerpo para eliminar los cambios anormales que se dan cuando las células son atacadas por virus u otros agentes similares.

El agua hidrogenada tiene efectos positivos en la remisión de la inflamación ya que reduce, significativamente, la producción de citoquinas pro-inflamatorias que son moléculas implicadas en mecanismos inflamatorios (interleuquina (IL)-6, factor de necrosis tumoral-a (TNF-a) y malondialdehido (MDA)).

Beneficios

En modelos animales, el agua hidrogenada ha demostrado atenuar la inflamación en hepatitis, colitis, pancreatitis, ictericia, y sepsis. En ensayos clínicos sus beneficios han sido demostrados en pacientes con artritis reumatoide.

Estudios

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria crónica caracterizada por la destrucción de hueso y cartílago que además aumenta el riesgo de arteriosclerosis, lo cuál puede producir enfermedad cardiovascular y mortalidad. El objetivo terapéutico es controlar la inflamación sistémica.

Las especies reactivas del oxígeno (ROS) intervienen en la patogénesis de la AR y en la respuesta inflamatoria. El agua hidrogenada administrada junto con el tratamiento convencional de la AR reduce el estrés oxidativo en los pacientes, especialmente en las fases iniciales de la enfermedad.

En un ensayo realizado en 20 pacientes con artritis reumatoide, la ingesta de 0,5 litros/día de agua hidrogenada durante 4 semanas redujo el estrés oxidativo y mejoró significativamente los síntomas de la enfermedad.