Enfermedades neurodegenerativas

El estrés oxidativo es una de las causas de la neurodegeneración, incluyendo la demencia y la enfermedad de Parkinson.

Beneficios

  • Retrasa el desarrollo de la enfermedad de Parkinson
  • Previene la neuroinflamación y mejora la memoria en la enfermedad de Alzheimer
  • Mejora el deterioro cognitivo

Estudios

El agua rica en hidrógeno disminuye el estrés oxidativo y previene el deterioro cognitivo, y además reduce significativamente la progresión de la degeneración neuronal característica de la enfermedad de Parkinson y de la enfermedad de Alzheimer. En esta última, la ingestión de agua hidrogenada mejora el reconocimiento espacial y la memoria.

Primer ensayo clínico que investigó el efecto del agua hidrogenada en pacientes con enfermedad de Parkinson y demostró en 9 pacientes que el consumo de agua rica en hidrógeno (1 litro/día) reduce el estrés oxidativo y mejora la sintomatología de la enfermedad, lo cual fue confirmado por la mejoría en los resultados de la escala UPDRS (Total Unified Parkinson's Disease Rating Scale) observada en la mayoría de los pacientes que consumieron agua hidrogenada después de 48 semanas.

El trastorno bipolar y la esquizofrenia también son patologías asociadas con la elevación del estrés oxidativo. Además el litio, utilizado en el tratamiento del trastorno bipolar, y el ácido valproico y algunos antipsicóticos atípicos, utilizados en la esquizofrenia, tienen efectos sobre el estrés oxidativo. Por todo ello, la administración de agua rica en hidrógeno puede tener potencial como nueva terapia en el trastorno bipolar y la esquizofrenia.

Se ha demostrado que el hidrógeno molecular (H2) actúa como antioxidante terapéutico e inhibe el daño cerebral al atenuar los efectos del estrés oxidativo. Este estudio demostró que beber agua rica en hidrógeno reducía significativamente la pérdida de neuronas dopaminérgicas en un modelo experimental de ratones con enfermedad de Parkinson. En los ratones que bebieron agua hidrogenada disminuyeron los marcadores relacionados con daño del ADN (8-oxoG) y marcadores de peroxidación lipídica (4-HNE) en la vía dopaminérgica nigro-estriatal, sin alterarse la producción de anión superóxido (O2-)

Se concluye que beber agua hidrogenada, incluso a baja concentración, puede reducir el estrés oxidativo en el cerebro y puede prevenir o minimizar el riesgo de estrés oxidativo relacionado con el estilo de vida y la neurodegeneración.