Embarazadas y recién nacidos

Los beneficios de beber agua rica en hidrógeno durante el embarazo incluyen, entre otros, una piel más saludable, menos granos, eliminación más eficaz de sodio innecesario, menor riesgo de baja laboral anticipada, menor riesgo de padecer aborto y menores náuseas.

El líquido amniótico tiene que limpiarse, ya que el desarrollo del feto puede verse afectado por los contaminantes del agua. Por ello, es importante que la madre embarazada beba agua libre de contaminantes.

El sistema inmunológico y la función intestinal del recién nacido son débiles. Es importante, por tanto, que beban el agua pura y limpia, sin aditivos.

Beneficios

Para la mujer embarazada

  • Efecto antioxidante
  • Rica en minerales disueltos, necesarios para un correcto embarazo
  • Mantenimiento de la calidad del líquido amniótico
  • Colabora en el desarrollo del sistema inmunológico del feto
  • Prevención de infecciones en el tracto urinario
  • Proporciona agua neutra (pH 7,2-7,9) similar al pH de nuestro cuerpo

Para el niño, en los primeros años de vida

  • Prevención de dermatitis atópica
  • Niños con problemas estomacales y de inflamación
  • Retraso de la oxidación natural desde sus primeros años
  • Idónea para preparar los alimentos del bebé