Peso corporal

Las últimas investigaciones han demostrado que el hidrógeno acelera el metabolismo lipídico que quema la grasa y debilita la síntesis de lipoproteínas. Las personas que desean hacer dieta tendrán buenos resultados si hacen régimen y ejercicio y además consumen agua hidrogenada.

Estudios

En este estudio experimental se utilizaron ratones db/db criados especialmente para ser un modelo de obesidad, diabetes y dislipidemia (cantidades anormales de colesterol o grasa en la sangre). Estos ratones son obesos a las 3 ó 4 semanas de edad, además de ser resistentes a la insulina y tener intolerancia a la glucosa.

A los ratones se les dio agua enriquecida con hidrógeno a partir de las 6 semanas de edad, ad libitum (tanta como querían beber). Los resultados mostraron que consumir agua rica en hidrógeno:

• Reduce el estrés oxidativo en el hígado y mejora el hígado graso
• Suprime la ganancia de peso corporal y reduce los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre
• Muestra un efecto similar a la restricción de la dieta
• Aumenta el nivel hepático de FGF21 (proteína que regula el gasto de energía, protege de la obesidad causada por comer en exceso, y disminuye los niveles sanguíneos de glucosa y triglicéridos)
• Estimula el metabolismo energético (medido por el consumo de oxígeno).

Otro resultado de este estudio fue explicar cómo el cuerpo almacena el hidrógeno. Después del esfuerzo por entender como una pequeña cantidad de hidrógeno, contenido en el agua enriquecida con hidrógeno, podía tener efectos clínicos significativos, este estudio mostró que el hidrógeno se acumula y reserva en el hígado, fijándose a las moléculas de glucógeno, lo que explica porqué el consumo de incluso una pequeña cantidad de H2 durante un corto espacio de tiempo mejora eficientemente diversos modelos de enfermedad.

En conclusión, los resultados sugieren el beneficio potencial del hidrógeno mejorando la obesidad, la diabetes y el síndrome metabólico.